Quieres una aplicación móvil, pero, en realidad, necesitas una web para móvil

27 de marzo de 2013

Cada día nos llegan solicitudes de pequeños empresarios o autónomos que quieren conseguir una aplicación móvil para su negocio. En su mayoría no disponen de conocimientos tecnológicos y si demandan una aplicación es, simplemente, porque está de moda: han visto reportajes en la televisión, han leido algo al respecto en alguna revista o han probado la nueva aplicación de una gran empresa. Su reacción inmediata: “yo también quiero una”.

Una aplicación móvil, por tratarse de un desarrollo a medida, es un proyecto que requiere un presupuesto elevado. Para que nos hagamos una idea, estableceré un rango de coste entre los 2.000 euros de una app sencillísima, hasta incluso los 10.000 euros, si la complejidad de la aplicación es alta. Este coste debe multiplicarse para cada plataforma (Android, iPhone, RIM, etc.) en la que se desee operar.

Al coste de la propia aplicación móvil suele añadirse el de un servidor de contenidos (CMS) que almacena la información para alimentar a las aplicaciones y cuya administración se realiza a través de una interfaz web (backend); sus otras tareas habituales serían el control de usuarios, las estadísticas de uso o el envío de mensajes a los usuarios para actualizaciones y ofertas. Dependiendo del volumen de datos y de la complejidad, su precio puede oscilar entre los 3.000 y 8.000 euros.

En efecto, se trata de un presupuesto inasumible para un pequeño empresario o autónomo. Sus opciones reales consisten en adaptar una aplicación diseñada para otra empresa o adquirir una aplicación genérica y personalizarla. En estos casos se reduce algo el coste pero también el rendimiento y no suele rentabilizar la inversión.

Sin embargo, queda una tercera vía, la más interesante, la menos conocida y la más asequible: web para móvil.

El objetivo de la mayoría de personas que nos consulta sobre aplicaciones móviles consiste en lograr visibilidad para su negocio en el mundo móvil, tanto en buscadores como en acceso directo desde el smartphone a más información sobre los productos y servicios que ofrecen; a veces también desean una segmentación específica como la geolocalización.

Estos requisitos se pueden alcanzar eficazmente a través de una web para móvil, cuyo desarrollo es mucho más barato y además no implica un coste que se multiplica por cada plataforma, al ser compatible con todas ellas; el CMS también resulta más barato debido a su estandarización. Así pues, empleando esta tecnología, se reducen los costes y el proyecto sí puede ser asumido por un pequeño empresario o autónomo.

¿Quieres saber si a tu negocio le vendría mejor una web para móvil o una aplicación? Compruébalo tú mismo.

  Sin categorizar |

2 comentarios en “Quieres una aplicación móvil, pero, en realidad, necesitas una web para móvil

  1. Pingback: ¿Te conviene más una web para móvil o una app? Responde tú mismo | Altiria

  2. Pingback: 7 Claves que diferencian una web móvil | Marketing Móvil

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *